Terapia para el Strees

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LOS VÍDEOS DE NUESTROS
CLIENTES FELICES Y SATISFECHOS CON EL SERVICIO

Todos sentimos ansiedad y estrés de vez en cuando. Hay situaciones que suelen despertar sentimientos de ansiedad como, por ejemplo, cumplir plazos de entrega ajustados, obligaciones sociales importantes o conducir con mucho tránsito. Esta ansiedad leve puede ayudar a mantenerlo alerta y concentrado para enfrentarse a situaciones amenazadoras o difíciles.

Pero cuando se vuelve un problema, una patología, cuando se vuelve el estado más frecuente con el que se vive, cuando las personas sienten temor extremo o preocupaciones que perduran, pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia e intensidad de este tipo de ansiedad es a menudo debilitante e interfiere con actividades diarias, llegando al extremo de causar enfermedades, tanto en el cuerpo, como en la mente. Sin embargo, con un TRATAMIENTO ADECUADO Y EFICAZ, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.

En CONSULTORÍA PSICOLÓGICA SISTEMA LONDRES contamos con un equipo de profesionales especializados y con amplia experiencia en tratamiento psicológico para la DEPRESIÓN y más.

¿Cuándo pedir Ayuda?

Cuándo la ansiedad se convierte en patológica, cuando provoca malestar significativo, con síntomas que afectan tanto al plano físico como al conductual y psicológico, entre los que cabe destacar:

A nivel cognitivo-subjetivo:

  • Preocupación.
  • Temor.
  • Inseguridad.
  • Dificultad para decidir.
  • Miedo
  • Pensamientos negativos sobre uno mismo.
  • Temor a que se den cuenta de nuestras dificultades.
  • Temor a la pérdida de control.
  • Dificultades para pensar, estudiar o concentrarse, etc.

A nivel fisiológico:

  • Sudoración.
  • Tensión muscular.
  • Palpitaciones.
  • Taquicardia.
  • Temblor.
  • Molestias en el estómago.
  • Otras molestias gástricas.
  • Dificultades respiratorias.
  • Sequedad de boca.
  • Dificultades para tragar.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareo.
  • Náuseas.
  • Molestias en el estómago.
  • Tiritar, etc.

A nivel conductual observable:

  • Evitación de situaciones temidas.
  • Fumar, comer o beber en exceso.
  • Intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.)
  • Ir de un lado para otro sin una finalidad concreta.
  • Tartamudear.
  • Llorar.
  • Quedarse paralizado, etc.

¿Por Qué es importante buscar ayuda Psicológica?

Sin no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener consecuencias graves. Por ejemplo, algunas personas que tienen ataques de pánico recurrentes evitan a toda costa ponerse en situaciones que temen podrían desencadenar un ataque. Esta conducta evasiva puede creas problemas si está en conflicto con requisitos del trabajo, obligaciones familiares u otras actividades básicas de la vida diaria.

Muchas personas que tienen trastornos de ansiedad no tratados son propensas a otros trastornos psicológicos, como depresión, y tienen una mayor tendencia al abuso de alcohol y otras drogas. Sus relaciones con familiares, amigos y compañeros de trabajo pueden volverse muy tirantes y su desempeño laboral puede decaer.

¿Cuándo debo pedir ayuda profesional?

A varias personas les cuenta darse cuenta que están deprimidas; minimizan lo que les ocurre, pues asocian la palabra depresión con debilidad. Y tienen la idea de que es cuestión de actitud, dejarse de engreimientos y ponerse bien. Pero no es algo que se soluciona con la simple voluntad de animarse, ni teniendo más fe en que Dios los salvará, ni esperando a que todo se solucione y pase por sí solo.

Si la depresión no se atiende, puede durar mucho más tiempo o empeorar y seguir desvitalizando a la persona, hundiéndola en soledad e incluso haciéndola caer en el uso de estimulantes que los hagan sentir superficialmente mejor.

En casos extremos podría experimentarse un sufrimiento tal que quiera eliminar esa sensación, al costo de eliminarse a sí misma.

El DSM-V da pautas que distinguen diversas formas de depresión en función de su gravedad, duración, síntomas, etc.Desde el episodio depresivo agudo hasta los trastornos distímicos que tienen más que ver con trastornos de personalidad.

Si están desmotivados, decaídos, heridos, ya se dieron cuenta de que es algo pasajero, pero aún creen no estar “tan mal”, no esperen a estarlo. Sentirse mal no es fallar ni hacer nada malo, es una herida profunda, una enfermedad que debe ser atendida. Buscar ayuda profesional psicológica es importante. En algunos casos, la medicación será importante como apoyo al trabajo emocional que se debe hacer en la terapia psicológica. Acompañados se sentirán mejor y podrán comenzar a recuperarse y a recuperar la esperanza.