Terapia Depresión Ansiedad

  • Home / Terapia Depresión Ansiedad

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LOS VÍDEOS DE NUESTROS
CLIENTES CON EL EXCELENTE SERVICIO

Todos sentimos ansiedad y estrés de vez en cuando. Hay situaciones que suelen despertar sentimientos de ansiedad como, por ejemplo, cumplir plazos de entrega ajustados, obligaciones sociales importantes o conducir con mucho tránsito. Esta ansiedad leve puede ayudar a mantenerlo alerta y concentrado para enfrentarse a situaciones amenazadoras o difíciles.

Pero cuando se vuelve un problema, una patología, cuando se vuelve el estado más frecuente con el que se vive, cuando las personas sienten temor extremo o preocupaciones que perduran, pueden estar lidiando con trastornos de ansiedad. La frecuencia e intensidad de este tipo de ansiedad es a menudo debilitante e interfiere con actividades diarias, llegando al extremo de causar enfermedades, tanto en el cuerpo, como en la mente. Sin embargo, con un TRATAMIENTO ADECUADO Y EFICAZ, las personas que tienen trastornos de ansiedad pueden llevar vidas normales.

En CONSULTORÍA PSICOLÓGICA SISTEMA LONDRES contamos con un equipo de profesionales especializados y con amplia experiencia en tratamiento psicológico para la DEPRESIÓN y más.

¿Cuándo pedir Ayuda?

Cuándo la ansiedad se convierte en patológica, cuando provoca malestar significativo, con síntomas que afectan tanto al plano físico como al conductual y psicológico, entre los que cabe destacar:

A nivel cognitivo-subjetivo:

  • Preocupación.
  • Temor.
  • Inseguridad.
  • Dificultad para decidir.
  • Miedo
  • Pensamientos negativos sobre uno mismo.
  • Temor a que se den cuenta de nuestras dificultades.
  • Temor a la pérdida de control.
  • Dificultades para pensar, estudiar o concentrarse, etc.

A nivel fisiológico:

  • Sudoración.
  • Tensión muscular.
  • Palpitaciones.
  • Taquicardia.
  • Temblor.
  • Molestias en el estómago.
  • Otras molestias gástricas.
  • Dificultades respiratorias.
  • Sequedad de boca.
  • Dificultades para tragar.
  • Dolores de cabeza.
  • Mareo.
  • Náuseas.
  • Molestias en el estómago.
  • Tiritar, etc.

A nivel conductual observable:

  • Evitación de situaciones temidas.
  • Fumar, comer o beber en exceso.
  • Intranquilidad motora (movimientos repetitivos, rascarse, tocarse, etc.)
  • Ir de un lado para otro sin una finalidad concreta.
  • Tartamudear.
  • Llorar.
  • Quedarse paralizado, etc.

¿Por Qué es importante buscar ayuda Psicológica?

Sin no se tratan, los trastornos de ansiedad pueden tener consecuencias graves. Por ejemplo, algunas personas que tienen ataques de pánico recurrentes evitan a toda costa ponerse en situaciones que temen podrían desencadenar un ataque. Esta conducta evasiva puede creas problemas si está en conflicto con requisitos del trabajo, obligaciones familiares u otras actividades básicas de la vida diaria.

Muchas personas que tienen trastornos de ansiedad no tratados son propensas a otros trastornos psicológicos, como depresión, y tienen una mayor tendencia al abuso de alcohol y otras drogas. Sus relaciones con familiares, amigos y compañeros de trabajo pueden volverse muy tirantes y su desempeño laboral puede decaer.

Terapia para la Depresión

La depresión se produce cuando sentimientos de profunda tristeza o desesperación interfieren con las actividades de la vida cotidiana como trabajar o incluso comer y dormir. Las personas deprimidas tienden a sentirse indefensas y sin esperanzas y a culparse por tener estos sentimientos. Algunas pueden tener pensamientos de muerte o suicidio.

Las personas con depresión pueden sentirse abrumadas y agotadas,están irritables, o sensibles, llorosos, decaídos y desganados de todo, dejan de participar en ciertas actividades cotidianas, retrayéndose de familiares, amigos, al punto de llegar a preferir encerrarse y desconectarse del mundo.

Las personas con depresión que no buscan ayuda sufren innecesariamente. Los sentimientos y preocupaciones acompañados por una sensación de aislamiento, pueden empeorar la depresión. No está de más insistir en la importancia de obtener atención médica profesional de calidad.

Por suerte y gracias a los avances de la ciencia, la depresión es tratable. Los psicólogos están entre los proveedores de salud mental más capacitados, con años de experiencia en el estudio de la depresión y ayudan a los pacientes a recuperarse de ella.

¿Es igual la tristeza que la depresión?

La tristeza y la depresión son dos términos distintos pero que al mismo tiempo están relacionadas profusamente, por lo cual muchas veces cometemos el error de utilizar la palabra “depresión” como algo habitual, desconociendo los motivos por los que se llega a padecerla y sus consecuencias en todo ámbito de la vida del individuo.

La tristeza por su parte es un sentimiento básico y todos lo hemos experimentado pues inherente de la vida de todo ser humano. La tristeza opera en el individuo llevándole a un malestar ocasionado por algún evento como puede ser una perdida, rupturas sentimentales, separaciones, peleas, entre otras. No obstante, la tristeza no es completamente negativa, forma parte de un proceso de reestructuración o de readaptación en donde nosotros vamos aprendiendo y superando aquel evento adverso hasta llegar a la aceptación y lograr adaptarnos a los cambios que se han producido tras este.

Sin embargo, muchas veces la tristeza se agudiza debido a que no se tienen o no se han aprendido las herramientas necesarias para llegar a la tan ansiada aceptación o superación, todo esto sumado a elementos como la falta de apoyo, la falta de actividades, el aislamiento, entre otros, hacen que la tristeza cale sumamente hondo en nuestra vida y se vuelva parte de esta.

Es en este punto cuando aparece la depresión, que es un problema de salud mental y física, donde el individuo experimenta además de una tristeza profunda, una serie de signos y síntomas tanto físicos, cognitivos y conductuales que anulan la oportunidad que tiene el ser humano para realizar sus actividades cotidianas, desde las más alta, hasta las más básicas y que si no se trata a tiempo puede necesitar hasta un tratamiento psiquiátrico pues el individuo puede llegar a autolesionarse o inclusive a la autoeliminación.

¿Existe alguna causa para explicar la depresión?

Aunque la depresión es una de las enfermedades mentales más estudiadas, no existe una causa única para poder explicarla. Muchas investigaciones refieren que es el resultado de una combinación de factores genéticos, bioquímicos, psicológicos y ambientales.

Desde el punto de vista psicológico, nuestra historia familiar y personal, el poco desarrollo de nuestra autoestima, el aislamiento social, la falta de objetivos y metas, las experiencias traumáticas o negativas, entras otras, sumadas a una personalidad que no ha logrado afianzarse para lograr soportar las desavenencias que ocurran en nuestra vida, son causa fundamental para que una persona llegue a un estado de depresión.

¿La depresión es igual para todos?

Como se mencionó la depresión es una enfermedad de salud mental y está catalogado como un trastorno del estado de ánimo, existen varios tipos de trastornos depresivos y aunque muchas de ellas presentan una sintomatología parecida, ninguna es completamente igual, pues varia en la intensidad y la duración de estas. Entre los trastornos depresivos más comunes tenemos:

  • Episodio depresivo leve, donde la depresión no afecta significativamente a la persona, pues está esta apta para continuar la mayoría de sus actividades.
  • Episodio depresivo moderado,donde el paciente experimenta tristeza síntomas, sin embargo, no suele ser incapacitante para la persona.
  • La depresión grave,la cual incapacita a la persona y le impide desenvolverse con normalidad, hasta el punto de llevarlo a situaciones donde piense o atente contra su vida.
  • La distimia, se caracteriza por tener síntomas de larga duración (dos años o más), aunque estos síntomas suelen ser graves ni incapacitantes, en cierto modo si impiden que la persona puedadesarrollar una vida normal o sentirse bien.

¿Cuándo debo pedir ayuda profesional?

A varias personas les cuenta darse cuenta que están deprimidas; minimizan lo que les ocurre, pues asocian la palabra depresión con debilidad. Y tienen la idea de que es cuestión de actitud, dejarse de engreimientos y ponerse bien. Pero no es algo que se soluciona con la simple voluntad de animarse, ni teniendo más fe en que Dios los salvará, ni esperando a que todo se solucione y pase por sí solo.

Si la depresión no se atiende, puede durar mucho más tiempo o empeorar y seguir desvitalizando a la persona, hundiéndola en soledad e incluso haciéndola caer en el uso de estimulantes que los hagan sentir superficialmente mejor.

En casos extremos podría experimentarse un sufrimiento tal que quiera eliminar esa sensación, al costo de eliminarse a sí misma.

El DSM-V da pautas que distinguen diversas formas de depresión en función de su gravedad, duración, síntomas, etc.Desde el episodio depresivo agudo hasta los trastornos distímicos que tienen más que ver con trastornos de personalidad.

Si están desmotivados, decaídos, heridos, ya se dieron cuenta de que es algo pasajero, pero aún creen no estar “tan mal”, no esperen a estarlo. Sentirse mal no es fallar ni hacer nada malo, es una herida profunda, una enfermedad que debe ser atendida. Buscar ayuda profesional psicológica es importante. En algunos casos, la medicación será importante como apoyo al trabajo emocional que se debe hacer en la terapia psicológica. Acompañados se sentirán mejor y podrán comenzar a recuperarse y a recuperar la esperanza.

Signos de presentar Depresión

Si notó la presencia de uno o más de los siguientes síntomas, más aún, si estos interfieren con el funcionamiento cotidiano es necesario ya acudir a una ayuda profesional, paran así evitar el desarrollo de la depresión y/u otros trastornos de la personalidad.

1. Estado de ánimo deprimido.
2. Disminución del placer o interés en cualquier actividad.
3. Aumento o disminución de peso/apetito.
4. Insimnio o hipersomnio.
5. Agitación o enlentecimiento psicomotor.
6. Fatiga o pérdida de energía.
7. Sentimientos excesivos de inutilidad o culpa.
8. Problemas de concentración o toma de decisiones.
9. Dolor de cabeza y espalda
10. Taquicardia
11. Irritabilidad
12. Nerviosismo
13. Ansiedad
14. Ideas recurrentes de muerte o suicidio.

¿Cuáles son los beneficios de la terapia Psicológica para la Depresión?

La terapia psicológica ofrece la oportunidad de identificar los factores que contribuyen a su depresión y a afrontar eficazmente las causas psicológicas, conductuales, interpersonales y situacionales para:

  • Señalar los problemas de la vida que contribuyen a tu depresión y ayudarte a entender qué aspectos de estos problemas pueen ser capaces es resolver o mejorar.
  • Un terapeuta capacitado puede ayudar a los pacientes deprimidos a identificar opciones para el futuro y a fijarse metas realistas que les permita mejorar su bienestar mental y emocional.
  • Identificar patrones de pensamiento negativos o distorsionados que contribuyen a sentimientos de desesperanza e indefensión que acompañan a la depresión.
  • Un terapeuta puede ayudarte a nutrir una actitud más positiva frente a la vida.
  • Podrás ser capaz de reformular tus pensamientos para que te motiven y te impulsen, aun cuando hoy parezca que quieren detenerte a cada paso.
  • Te ayuda a cuidarte mejor a ti mismo y poder afrontar tus retos, no importa su naturaleza.
  • Te sentirás mejor, y podrás manejar mucho mejor el estrés, la ansiedad, problemas para dormir, exceso de peso, procrastinación y depresión.
  • Aprendes a darte cuenta de los pensamientos distorsionados que tienes de ti mismo.
  • Aprendes a detenerlos.
  • Aprendes a reemplazar esos pensamientos, con otros más precisos y adecuados.
  • Prendes a relajar tu mente y tu cuerpo aún bajo presión.
  • Explorar otros pensamientos y conductas conocidos que generan problemas y contribuyen a la depresión. Por ejemplo,
  • Ayudar a las personas a recuperar el control y el placer de la vida.
  • La terapia psicológica ayuda a las personas a ver las opciones que tiene, así como a incorporar gradualmente actividades placenteras y satisfactorias nuevamente en sus vidas.

Si bien es cierto el cambio empieza por uno mismo, puedes empezar tú mismo a hacerlo, pero si la situación por la que atraviesas es difícil, opta por acudir hacia la ayuda profesional correspondiente.