Anorexia – Bulimia

Anorexia - Bulimia

HAZ CLICK AQUÍ PARA VER LOS VÍDEOS DE NUESTROS
CLIENTES FELICES Y SATISFECHOS CON EL SERVICIO

La anorexia y la bulimia están comprendidos dentro del grupo de Trastornos de Conducta Alimentaria (TCA), los cuales se caracterizan por un comportamiento patológico frente a la ingesta de alimento y una obsesión por el control del peso. Son trastornos de origen multifactorial que involucran los aspectos biológicos, psicológicos, familiares y socioculturales. Son enfermedades que originan malestares tanto en la salud física como en la mental del individuo y en tienen como rasgo habitual que los afectados no son capaces de identificar las consecuencias negativas del trastorno, dificultando (en muchas ocasiones) el inicio del tratamiento.

Anorexia

Las personas que padecen de anorexia sienten un miedo intenso a aumentar de peso o engordar y están excesivamente preocupadas por su figura. En consecuencia, presentan conductas anormales en cuanto a su alimentación, peso, volumen y figura corporal.

Al inicio de la enfermedad, es posible que no se evidencien excesivos problemas y que los afectados se sientan satisfechos por la pérdida de peso. Pero luego de un tiempo, aparecen síntomas que indican deterioro integral en la salud del afectado (físico, psicológico, social, etc.). Si el diagnóstico se realiza tempranamente, elproceso de recuperación es más fácil y rápido.

Síntomas Compotamentales Síntomas Mentales y Emocionales

  • Restricción voluntaria de comida.
  • Disminución ingesta de líquidos.
  • Conducta alimentaria extraña.
  • Aislamiento social.
  • Ejercicio compulsivo.
  • Aumento de las horas de estudio.
  • Disminución de las horas de sueño.
  • Pesarse compulsivamente.
  • Laxantes, diuréticos.
  • Distorsión de la imagen corporal.
  • Terror a subir de peso.
  • Negación total o parcial de la enfermedad.
  • Negación de sensaciones de hambre, sed o sueño.
  • Temor a perder el control.
  • Dificultad de concentración.
  • Desinterés sexual.
  • Desinterés por actividades lúdicas o recreativas.
  • Dificultad en reconocer sus emociones.
  • Síntomas depresivos y/u obsesivos.
  • Irritabilidad

Bulimia

Es un trastorno de la conducta alimentaria caracterizada por la presencia de episodios de atracones (ingesta voraz e incontrolada), en los que se ingiere una gran cantidad de alimento en poco tiempo y generalmente en secreto. Para luego intentar compensar los efectos de la sobreingesta mediante la autoinducción al vómito y/o realización de otras maniobras de purga o aumento de actividad física.

Los afectados, muestran preocupación enfermiza por el peso y la figura, pero no necesariamente se producen alteraciones en su peso. La Bulimia, no suele manifestarse y pasa fácilmente desapercibido ocasionando sentimientos de vergüenza y culpa. Por ello, la persona afectada suele acudir a consulta cuando el problema está avanzado.

Síntomas Compotamentales Síntomas Mentales y Emocionales

  • Vómitos autoinducidos.
  • Almacenamiento de comida.
  • Evitación de comidas sociales.
  • Disminución del rendimiento escolar y laboral.
  • Inasistencia a clase o al trabajo.
  • Salidas frecuentes de casa. Evita la familia.
  • Mentiras innecesarias.
  • Consumo de alcohol y a veces de drogas.
  • Promiscuidad sexual.
  • Disminución horas de sueño.
  • Terror a subir de peso o deseo compulsivo de perderlo.
  • Distorsión de la imagen corporal.
  • Ocultamiento de la enfermedad.
  • Baja autoestima.
  • Ánimo depresivo con ideaciones suicidas.
  • Egocentrismo.
  • Dificultad de concentración.
  • Irritabilidad y cambios bruscos de humor.

Buscando Ayuda

Generalmente, los miembros de la familia de los/as afectados/as se dan cuenta recién cuando observan su hijo/a que a pesar de estar delgado/a continua perdiendo peso. A pesar de lo alarmante de la situación, el/la paciente difícilmente admitirá que tiene un problema (en caso de la bulimia, el paciente incrementara a su vez su sentimiento de culpabilidad).
El/la paciente puede sentir un gran alivio al ser consciente del problema que tiene. En muchos casos, se verán a ser forzados a hacerlo a causa de cambios drásticos en sus circunstancias vitales (nuevas relaciones, vivir con otras personas, etc.). Para lograr que el/la paciente inicie un tratamiento es necesario que pase por 3 etapas:

Reconocimiento: Paciente reconozca su estado de enfermedad, facilitará el diagnóstico.

Remisión: Paciente acude a consulta de un profesional psiquiatra o psicólogo, tras la derivación de médico según la gravedad del caso (en cuanto a pérdida de peso).

Valoración: Profesional psicólogo o psiquiatra diagnosticara la gravedad del caso teniendo en cuenta la evolución del trastorno, estado físico (peso perdido) y psicológico (pensamientos, emociones, etc.) de el/la paciente y una entrevista con los familiares para recaudar mayor información.

Luego de ello, el profesional psiquiatra o psicólogo elegirá cual es el tratamiento más adecuado para el/la paciente. En muchas ocasiones el tratamiento se da de forma multidisciplinar debido a la gravedad del caso; es decir trabajan varios especialistas (endocrinólogos, psiquiatras, psicólogos, ginecólogos, etc.) para un abordaje integral del caso según el estado en que se encuentre el/la paciente.

Tratamiento

Los objetivos globales del tratamiento son la corrección de la malnutrición y los trastornos psíquicos del paciente. En primer lugar se intenta conseguir un aumento de peso y la recuperación de los hábitos alimenticios, ya que pueden implicar un mayor riesgo de muerte (en caso el paciente acuda con un peso muy por debajo de normal según su talla y edad). Pero una recuperación total del peso corporal no es sinónimo de curación.

Son múltiples las técnicas para tratar la anorexia y la bulimia, cada caso en particular requiere de una adaptación de dichas técnicas considerando la complejidad de las situaciones y de los vínculos interpersonales. Se trabaja con un equipo interdisciplinario de especialistas que tienen como finalidad: la recuperación del paciente mediante la reeducación nutricional y el abordaje de aquellos conflictos psicológicos que desencadenaron las alteraciones en la conducta alimentaria.

En la mayoría de casos se recomienda seguir con estos tratamientos para lograr la recuperación del paciente, previa evaluación por parte del profesional a cargo:

  • Grupos de autoayuda -> colectivos de personas que presentan la misma enfermedad y se ayudan mutuamente mediante didácticas bajo la supervisión de un profesional especializado.

  • Psicoeducación ->brindar información detallada del proceso de evolución, tratamiento de la enfermedad al paciente y familiares.

  • Terapia comportamental ->sesiones de técnicas activas y directivas sobre el comportamiento del paciente.

  • Terapia psicológica individual -> paciente pueda comprender sus emociones, pensamientos y conductas que mantienen su enfermedad, asesorándolo en sus tomas de decisiones.

  • Tratamiento dietético – nutricional -> establecer hábitos alimenticios normales

  • Tratamientos farmacológicos -> a cargo de un médico psiquiatra y solo se utilizan en caso de patologías psicológicas severas

  • Internación ->solo si el paciente cumple con los criterios de internación desarrollados por las entidades sanitarias correspondientes.

Te Ofrecemos las Siguientes Intervenciones

  • Alteraciones del sueño.
  • Depresión.
  • Ansiedad, nerviosismo, agobio, hiperactividad.
  • Dificultad de concentración.
  • Distorsiones cognitivas: pensamientos erróneos, pensamiento dicotómico de todo o nada, generalizaciones excesivas, magnificación de lo negativo.
  • Distorsión de la imagen corporal (la persona se ve gorda/o sin estarlo).
  • Obsesiones, compulsiones, rituales con la comida (trocearla en exceso, jugar con ella, comer muy lento, cocinar para otros y no comer).
  • Aislamiento social.